lunes, 14 de febrero de 2011

Cuando los padres lo dan todo, excepto su tiempo

Foto: usuario Flickr
Al hilo de lo que estamos comentando estos días en el blog, sobre la crianza con apego, he leído un interesante artículo publicado hoy en El País sobre el aumento de casos de adolescentes provenientes de familias acomodadas que presentan problemas de conducta, hasta el punto de ser ingresados en centros tutelados por Servicios Sociales o en internados de lujo.

Señala el artículo que el problema de estos chicos es la falta de atención que han recibido por parte de sus padres. Esto reafirma mi idea de que no hay niños malos o adolescentes malos, sino malos padres que no han sabido atender las necesidades afectivas y emocionales de sus hijos. Ser padres no se limita a cubrir las necesidades materiales, alimentarias o de higiene de nuestros hijos, también implica saber dar cariño y tratar con respeto al menor para que crezca lleno de amor, con una base afectiva sólida y resistente, capaz de afrontar los envites de la vida. 

Un dato que me ha llamado la atención en este reportaje: 
Algunos profesionales califican el desinterés de los padres como malos tratos. Lo denominan "negligencia por omisión del deber" y es causa de privación de la patria potestad.

Y unas declaraciones que me han hecho pensar, del pediatra Jesús García (presidente de la Asociación Madrileña para la Prevención del Maltrato Infantil) sobre la disyuntiva tiempo cuantitativo o tiempo cualitativo: 
"Ni cuantitativo ni cualitativo. Los niños necesitan tiempo a secas".

Finalmente, a subrayar las declaraciones del juez de menores de Granada Emilio Calatayud: 
"El perfil del adolescente que agrede a sus padres o delinque a través de Internet o del móvil es de clase social acomodada, que lo ha tenido todo en el aspecto material y ha crecido solo, sin nadie con autoridad para marcar límites".

Si alguien tiene curiosidad por leer el artículo en cuestión, aquí dejo el enlace: Lo tienen todo, excepto a sus padres. Sigue pendiente otro artículo por mi parte analizando cómo influye el apego recibido en la infancia sobre el posterior desarrollo adulto. 

9 comentarios:

Belén dijo...

Bravo Mamá Mimosa un corto post para reflexionar y pensar.

Hay una generación de adolescentes que ha sufrido la desprotección absoluta de sus padres, la falta de límites, la falta de tiempo, y en consecuencia la falta de amor, de apego.

Esos padres de esos adolescentes a su vez habían sido oprimidos y educados de una manera muy distinta. Por miedo, seguramente, de ser como sus progenitores obraron de esta manera. Al tiempo que eran sumergidos en la vorágine de los trabajos y la mal llamada "realización personal". La consecuencia la estamos viendo, adolescentes en centros privados, botellones y borrachos por las calles, drogas, y un largo etc. Deberíamos reflexionar un poquito sobre lo que sucede y por qué sucede.

Tanto Jesús García como Emilio Calatayud son dos grandes profesionales a los que merece la pena escuchar. Se aprende mucho y se piensa aún más.

Bravo de nuevo guapa.
Un beso.

Virgini@ dijo...

Mi adolescencia no fue muy buena y creo k kon más cariño y atención muchos problemas se huvieran evitao, pero en fín...
Ahora me toka a mí, e intentaré aprender de los errores...
Gracias wapa !!!

madredemellizos dijo...

Temo que uno de esos casos de adolescentes pueda ser alguno de mis hijos cuando crezcan. Supongo que es complicado, pero creo que en estos casos coinciden varias circunstancias para que un adolescente tenga esos problemas. Las admistades, el ambiente de la calle, el carácter del joven, y por suspuesto la familia, se han de dar muchos "puntos" en contra.

La mamá de Patricia dijo...

Qué bueno el artículo y qué triste... Por desgracia hay muchos casos de niños que tienen de todo menos lo fundamental, no están nunca con sus padres. No sé, es complicado en los tiempos de hoy prescindir de un empleo en la familia, no todo el mundo se puede permitir ese lujo, pero también hay gente que no lo necesita y no quiere estar en casa... Creo que a los niños les da igual que les compren ropa de marca o los mejores juguetes, lo que quieren es que sus padres pasen tiempo con ellos, que los vayan a buscar al cole y se interesen por sus cosas... en definitiva, sentirse queridos e importantes para los padres. Un beso guapísima

Virgini@ dijo...

Por cierto un regalito te espera en el blog !!!

Virgini@ dijo...

Las gracias a tí por seguirme...
Espero k todo bien, no curres mucho ok ???
Besotes wapa :)

Cartafol dijo...

Yo le temo algo a la adolescencia, pero espero poder y saber controlarla. besitos

sariita dijo...

Holaa! por fin te leeo! :D

Bueno... eso de que se comportan asi por la falta de atencion de los padres ... no estoy de acuerdo.
Yo se de casos que el niño no podra estar mejor crado y educado y sin falta de cariño, pero llegan a adaolescentes y las compañias matan , yo en este caso no estoy de acuerdo que sea por falta de cariño ( ombre, puede haber casos ...)

Sandra dijo...

Un artículo muy interesante. Gracias por referenciarlo. Me ha gustado mucho la expresión de que los niños necesitan tiempo a secas. Muchas cosas para reflexionar. Gracias de nuevo. Un saludo